¿Cómo desarrollar una oportunidad de negocio?

Antes de conocer cómo se desarrolla una oportunidad de negocio, es importante saber su definición. Una oportunidad de negocio se refiere al momento ideal para realizar una actividad de la que se pueda obtener algún beneficio, ya sea con la creación de una empresa, el lanzamiento de un producto al mercado o solo con el hecho de entrar a un nuevo sector laboral. De igual manera, se puede definir por los siguientes aspectos: un mercado potencial suficiente, viabilidad técnica y económica demostrable, y un equipo promotor capacitado.

 

Formas para detectar una oportunidad de negocio

Encontrar una oportunidad de negocio no es algo sencillo, pero sí necesario. Actualmente, existen diferentes métodos para identificar oportunidades de negocio que permiten que el empresario desarrolle sus proyectos en el mercado. Estos se mencionan a continuación: reconocer necesidades, identificar complicaciones y adaptarse a los cambios.

Además, para confirmar si una idea de negocio puede convertirse en una oportunidad se deben tomar en cuenta una serie de aspectos, pero el más importante de ellos es asegurarse que existe un mercado potencial para lo que el empresario desee realizar, ya sea un producto o servicio.

 

Claves para detectar una oportunidad de negocio

Las ideas de negocio son la base para encontrar la oportunidad de ser emprendedor, ya que, a partir de ellas, se podrán detectar nuevas oportunidades de negocio en el mercado o en el entorno les rodea. Nadie tiene una fórmula exacta para identificar nuevas oportunidades de negocio, pero las ideas pueden surgir en cualquier parte, proceso o necesidad. Es por ello que el emprendedor debe estar informado de las circunstancias de tu entorno para poder encontrarlas. Para identificar las ideas se considera lo siguiente:

 

-Frustraciones de tu alrededor. Se deben escuchar las decepciones, quejas o necesidades de las personas que los rodean y analizar las propias, esto para obtener la posibilidad de proponer soluciones al origen de tales frustraciones.


 

-Análisis de la competencia. Esto se realiza para saber qué está haciendo la competencia y cómo puede ofrecer claves para definir una nueva oportunidad de negocio. Es decir, permite conocer si se están produciendo errores en la prestación del servicio o si se puede mejorar la experiencia de los consumidores actuales.

 

-Detectar cambios en la sociedad y nuevas leyes. Los cambios en la cultura del consumo, en la legislación vigente, las tendencias y el desarrollo de algunos sectores, pueden representar una excelente situación para detectar una nueva oportunidad de negocio.

 

-Ideas del exterior. Esta se refiere a las ideas que funcionan en el extranjero que pueden ser implementadas con ciertas modificaciones para que se adapten a las necesidades del mercado. La ventaja de esto es que ya han sido probadas, lo que proporciona una mayor garantía.

 

-Conocer qué busca la gente. Es un factor importante, ya que permite ajustar o afinar la idea de negocio para que se convierta en una oportunidad. En esta se debe verificar lo que están buscando los clientes realmente, para poder conocer sus necesidades.

 

Por otro lado, si ya se tiene una idea clara, es necesario conocer toda la información sobre cómo crear una empresa para asegurar su viabilidad económica en un futuro.

 

Análisis de mercado

Se debe saber que, al iniciar la actividad empresarial, el empresario realizar un análisis del entorno donde se va a desarrollar la misma. Para ello, tendrá que realizar un análisis profundo del mercado al que se dirige. Los factores que se buscan en un análisis de mercado se pueden resumir en la siguiente lista:

 

  1. Volumen total del mercado. Es decir, la población a la que está dirigida la actividad empresarial.
  2. Se debe conocer el número, tamaño, medios con los que cuentan, fortalezas, debilidades, su tiempo en el mercado y los productos o servicios que ofrecen.
  3. Barreras del mercado. Son establecidas por los competidores, las legislaciones o por las características el mismo.
  4. Precios promedio que tienen productos o servicios similares en el mismo mercado. Se realiza para comparar los precios, es decir, para tener una referencia y saber qué precio ofertar.
  5. Canales de distribución y comercialización.
  6. Métodos de marketing que emplean los competidores.
  7. Número, distribución y motivos de compra.
  8. Cuáles son los errores o deficiencias de los competidores, que podríamos mejorar en nuestros prototipos.

 

¿Qué hacer después?

Una vez se tenga clara la oportunidad de negocio, el emprendedor se encuentra con la incógnita de ¿qué hacer ahora? Es simple, los pasos siguientes de resumen en 3 actividades: 1) constituir la empresa, 2) iniciar actividades y 3) comenzar a tener clientes.

 

1) Constituir la empresa. Antes de constituir la empresa, se debe elegir qué tipo de empresa de desea crear, ya que, esta puede ser una persona natural o una persona jurídica (una empresa). Usualmente, este proceso es asesorado por un abogado experto en el tema, para que realice el registro y todos los trámites en la notaría. Además, se debe elegir la sociedad que más se adapte a los requerimientos del empresario, estas pueden ser las siguientes:

  • LTDA o Sociedad Limitada. La administración de este tipo de sociedad es llevada a cabo por todos los socios, basando las decisiones en el acuerdo común.
  • SPA o Sociedad por Acciones. Este tipo de organización tiene por finalidad simplificar la estructuración de una empresa, pues es mucho más flexible, y además permite el traspaso de acciones y derechos fácilmente.
  • Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (conocida como EIRL): es un tipo de organización bastante elegido por emprendedores que desean comenzar con un negocio por cuenta propia, sin incluir socios.

 

2) Iniciar actividades. Luego de constituir la empresa, se recibe el rol único tributario o RUT. Posterior a eso, se habilita la sociedad en el Servicio de Impuestos Internos (SII) para tener todos los aspectos tributarios en regla. Lo más importante de este proceso, es definir los códigos de actividad de tu sociedad, es decir, que tipo de servicios o actividades va estar realizando tu empresa.

 

3) Comenzar a tener clientes. Una vez sea aprobada en el SII, la empresa está lista para empezar a emitir facturas y tener clientes.


¡Sigamos en contacto!

Recibe sugerencias para tu empresa por correo electrónico directamente en tu bandeja de entrada.
SUSCRIBIRME
close-link

Recibe en tu correo nuevos artículos de nuestro blog para emprendedores.
SUSCRIBIRME