¿Cómo ser los favoritos de tus clientes?

Como empresario, con seguridad uno de tus principales sueños es que tus productos o servicios puedan ser los favoritos de tus clientes: representar la primera opción, y estar ubicado siempre en un lugar privilegiado en su mente, entre todos los ofrecimientos que puedan conseguir en el mismo mercado.

Por ello, debemos comenzar por entender que la preferencia del cliente no es causal, a pesar de que aparenta ser espontánea. Es el producto de un reflejo, una respuesta más bien subconsciente, aunque apunte a un acto voluntario y hasta premeditado.

¿Cómo lograr ser los favoritos de tus clientes? Predilección y atributos

La predilección responde a un conjunto de cualidades que despiertan un interés específico y especial hacia una opción de varias. Esto conduce a que dicha opción u objeto de atención prevalezca sobre un entorno diverso de opciones y variedades. Incluso, puede ocurrir que el entorno induzca a una escogencia, pero la predilección es tal que el consumidor no se detiene a considerar el resto de las propuestas de valor, o las considera muy poco.

¿Cómo conseguir la predilección?

Un objeto puede ser favorito por su color, tamaño, textura, y atributos similares, como también servicio es distinguido por su celeridad, seguridad, tiempo de respuesta, calidad de trabajo y cualquier otro atributo que pueda marcar la diferencia.

La capacidad de ser los favoritos de tus clientes la puedes ganar por la suma de excelentes atributos que destaquen sobre la competencia.


Ser los favoritos de tus clientes: marketing

Como hemos dicho, el favoritismo es una respuesta a ciertos atributos que posee un producto, bien sea por condiciones innatas y espontáneas, o por atribuciones incorporadas con la intención de mejorar o contribuir con la presentación, eficacia, calidad y mejoramiento del producto.

Es allí donde las ciencias articuladas al marketing juegan papel preponderante. De manera sistemática, el marketing interviene en la percepción del público sobre el producto, con la intención de convertirlo en objeto de deseo masivo o del segmento poblacional que nos interesa.

Las estrategias

Ser los favoritos de tus clientes reclama el cuidado de los detalles, esfuerzo permanente y un conjunto de estrategias acopladas como resultado de estudios y asesoramientos pertinentes. Esfuerzos en conjunto que permiten un aurea de calidad, confort y beneficios que destacan y cautivan.

Una de las mejores estrategias que puede haber es conseguir retroalimentación del consumidor, para que esta forma saber qué atributos se pueden destacar o mejorar. Inclusive, es recomendable conocer en qué falla la competencia para cubrir una necesidad específica sobre el producto o servicio que sigue vacía.

La fidelidad, meta final del marketing

La capacidad de producir sensaciones auténticas y experiencias confiables no puede faltar cuando se trata de conseguir un lugar ventajoso entre las mejores opciones del mercado.  Es así como una comunicación adecuada y una buena publicidad, además de proporcionar una consolidación de las ventajas, son complementos inmejorables del producto o servicio que se quiere introducir de forma perdurable en el segmento de mercado.

Cuando se pueden entender las pistas y referencias que el mercado arroja, será posible definir un perfil empresarial que sea acorde con las necesidades, inclinaciones y preferencias del colectivo meta. Y, en consecuencia, desarrollar productos u ofrecer servicios que tengan el acierto pretendido.

La ciencia detrás de todo

Por supuesto que el marketing consiste en un estudio más estructurado, pero esto no reduce la importancia de poseer una visión clara y precisa que nos apunte al mejor aprovechamiento de los recursos que tengamos al alcance y evitamos así fugas o desvíos innecesarios.

Detrás del éxito de toda gran empresa, también yace un análisis sistemático de todos los componentes de la misma. Partiendo desde una publicidad favorable y estudiada, que se dirija a cautivar el público, y pasando por métodos de fabricación con controles de calidad adecuados y materia prima cuidadosamente seleccionada, que nos permitan disminuir las pérdidas y obtener precios competitivos; y canales de distribución que pongan nuestros productos al alcance de todo aquel que los desee.

Ser los favoritos de tus clientes: El posicionamiento

Si bien los procesos técnicos de marketing representan importancia capital en la penetración al mercado, existen elementos que reclaman por su lado un ápice de sensibilidad, de instinto, que exploran el universo emotivo y donde se establecen nexos hasta afectivos en la triada empresa-producto-cliente.

Para que puedas conseguir el posicionamiento en la mente del consumidor y, en otras palabras, ser los favoritos de tus clientes, necesitas desarrollar productos o servicios que satisfagan efectivamente las necesidades de tu mercado meta, e implementar estrategias de publicidad que logren comunicar los excelentes atributos que ofreces.

Comunicación efectiva

Aquí nos referimos no solo al proceso de respuesta refleja e instintiva del consumidor cuando elige una opción, sino a algo más complejo que profundiza en la relación marca-cliente.

Ya no se trata de promocionar y distribuir eficientemente sino de consolidar las lealtades del comprador y coronar su confianza en un enlace afectivo, donde la marca hace parte de la vida del comprador.

De esta manera, se garantiza que dicho consumidor siga reconociendo en las cualidades de la marca las bondades que otorgan la gracia necesaria para ser los favoritos de tus clientes. Es la búsqueda de la conquista del entusiasmo y la devoción del cliente como cúspide de un “cortejo” iniciado a través de una promoción y donde el galanteo es correspondido con la confianza justificada.

Conclusión

Ser predilecto es consecuencia de una buena lectura de las señales emitidas por el consumidor ante las estrategias aplicadas, y representa un excelente triunfo para un empresario interesado en consolidarse en el mercado. Es decir, que la toma de decisiones, la vinculación entre los departamentos internos y la comunicación con el cliente han conseguido un nivel ideal, que permite afianzar el favoritismo y marcar la pauta.

El posicionamiento de una marca en un mercado no es labor fácil, pero la clave está en saber escuchar lo que el mercado quiere decir. Es un lenguaje que debe interpretarse con estudios, talento e inteligencia, pero que rendirá muchos frutos si el empresario se esfuerza en escuchar, más que en hablar de sí mismo.


¡Sigamos en contacto!

Recibe sugerencias para tu empresa por correo electrónico directamente en tu bandeja de entrada.
SUSCRIBIRME
close-link

Recibe en tu correo nuevos artículos de nuestro blog para emprendedores.
SUSCRIBIRME