Conociendo los distintos tipos de empresas en Chile

Existen varios tipos de empresas en Chile, que deben ser conocidos por todo aquel que tenga como propósito emprender una idea de negocio propia. De esta manera, el emprendedor puede conocer qué posibilidades de constitución de negocios le ofrece la legislación chilena, y podrá decidirse por la opción que más se ajusta a las preferencias y posibilidades del emprendedor y de sus socios, en caso de que existan.

Por este motivo, este artículo se dedicará a explicar los tipos de empresas jurídicas que existen en Chile. Además, los tipos de sociedades en chile ventajas y desventajas, y las características que representan a cada una.

¿Por qué es importante conocer los tipos de empresas en Chile?

Emprender un negocio es un gran paso hacia la independencia financiera, pero para que tenga mayores probabilidades de éxito, necesita partir de una adecuada base información. Especialmente aquella que se relaciona con las opciones de constitución legales, y las responsabilidades ante el Estado y ante la sociedad que tiene cada una.

Por otro lado, al definir cuál de los tipos de empresas en Chile se amolda a las preferencias y las condiciones económicas del fundador o fundadores, es más fácil conseguir información sobre los requisitos de apertura, los permisos necesarios, el capital de inicio y otras informaciones de interés.

¿Cuáles son los tipos de empresas en Chile?

Para empezar, es importante definir la definición primaria de los tipos de empresas en chile segun sii (Servicio de Impuestos Internos). Esta clasificación primaria se fundamenta en el tipo de entidad que asume la directa responsabilidad del negocio ante la ley, si es la propia persona u otro tipo de figura jurídica.

Personas naturales.

Se define de esta manera cuando el mismo individuo es el que asume de forma directa las responsabilidades y deberes de su negocio, y al mismo tiempo, obtiene la totalidad de derechos sobre el mismo. No suelen ser los tipos de empresas en Chile preferidos por quienes aspiran a que su negocio crezca, y además, tienen la desventaja de que la persona natural debe hacerse cargo de cualquier deuda que su negocio adquiera, comprometiendo su patrimonio personal.

Personas jurídicas.

Tiene el beneficio de que la organización pasa a ser una figura jurídica debidamente constituida, por lo que cualquier deber, deuda o responsabilidad recae en dicha figura, y no en sus fundadores o socios. Por este motivo, las personas a cargo de la empresa no ven comprometido su propio patrimonio por cumplir con responsabilidades de la organización.

Clasificación de empresas en Chile

En cuando a las personas jurídicas, a su vez, existen varios tipos de empresas en Chile que caen en esta definición.

De acuerdo con la legislación, son 6 los tipos de empresas que pueden crearse dentro de este país. Una de ellas es una constitución individual, y las 5 restantes son de tipos de sociedades en Chile. A continuación, se resumirán los detalles más relevantes de cada una de estas:

Sociedad Anónima.

En este tipo de sociedad, la importancia radica en el capital que los socios aporten. Y como su terminología lo indica, quiénes figuren como fundadores o socios lo hacen de forma anónima.

La sociedad se constituye con el monto total de los aportes de cada socio, y a su vez, la responsabilidad y el nivel de participación de cada uno de los socios dependerá de la proporción del capital que haya provenido de ellos. Se dirige por una administración nombrada por los socios.

Las acciones pueden trasladarse a otra persona de forma libre. Por otro lado, son de naturaleza comercial, aunque también puede llevar a cabo actividades cívicas.

Sociedad por Acciones (SpA).

Es un tipo de sociedad que, a diferencia de otras sociedades más antiguas, puede partir de la creación de una sola persona, e ir agregando más participantes a posteriori. Los tipos de sociedades en Chile SpA son ideales para comenzar un emprendimiento de forma individual, pero con miras de ampliar el negocio posteriormente.

Cuenta con bastante flexibilidad para el cambio de estatutos y sobre el tipo de accionistas. Por ejemplo, puede existir previo acuerdo para modificar algunas de las acciones y limitar su participación en las decisiones.

Si el número de socios crece demasiado, esta figura jurídica debe pasar a ser una sociedad anónima.

Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL o LTDA).

Estos tipos de empresas en Chile son ideales si se desea construir un negocio en conjunto con personas íntimas y de confianza. Es una sociedad con bajo nivel de formalidades, y con un límite de socios relativamente bajo.

A diferencia de la sociedad anterior, en los tipos de empresas en Chile LTDA es necesaria la participación de al menos 2 personas (naturales o jurídicas) para poder constituir una SRL. Y el límite máximo para la incorporación de socios es de 50. La administración se debe realizar por los mismos socios, y las decisiones son por mutuo acuerdo. Todos los socios tienen derecho a participar en la toma de decisiones de la organización.

Sociedad Colectiva Comercial.

En esta forma de empresas en sociedad, también se requiere la participación de al menos 2 personas en su formación. Tiene la particularidad de que no limita la responsabilidad de los socios con respecto a los compromisos de su empresa. Es decir, que su patrimonio personal puede verse comprometido por los compromisos y adeudamientos de su empresa. La agregación de un socio al colectivo, o bien, el deslinde de uno de ellos, necesita ser aprobado por toda la sociedad.

Entre los tipos de empresas en Chile, esta sociedad no es de las predilectas, precisamente porque compromete el patrimonio personal de cada socio.

Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (EIRL).

Este tipo de organización se constituye por una sola persona. Es ideal para quien desee emprender una idea de negocio de forma independiente y no planee agregar a otros socios a sus actividades comerciales. Al formalizar su negocio personal como una EIRL, es capaz de facturar sus productos o servicios. La ventaja de formalizar un negocio independiente y en solitario como EIRL, es que el único propietario puede deslindar su propio patrimonio del compromiso de su empresa, y no comprometer sus riquezas personales por las deudas de su negocio.

Sociedades en Comandita.

Se denomina de esta manera porque existen dos modalidades de socios. Los primeros son llamados “comanditarios”, y se encargan de aportar capital. No tienen responsabilidades adicionales, solo el de aportar el dinero pautado. Los segundos son llamados “gestores” y se deben encargar de la administración de la sociedad, pero puede responder de forma ilimitada por los compromisos legales de su organización, a diferencia del comanditario.

Al igual que en las sociedades colectivas, es uno de los tipos de empresas en Chile que menos protección ofrece, pues compromete el patrimonio de algunos de sus socios al tener que responder sin limitaciones por los compromisos de la empresa.

Recibe en tu correo nuevos artículos de nuestro blog para emprendedores.
SUSCRIBIRME