¿Qué es la cultura emprendedora?

Uno de los principios que construyen a toda economía sólida es la cultura emprendedora y la libertad. Libertad de asociación, libertad de empresa, libertad para decidir en el mercado qué productos usaré basado en mi experiencia, en el juicio que cada quien se forma luego de explorar el abanico de las opciones. Chile, la economía más sólida y creciente de la región, según estimaciones de muchos entes financieros mundiales, es una tierra fértil para todos aquellos que tengan inquietudes en cuanto al emprendimiento, al establecimiento de sociedades comerciales. Su marco legal ofrece flexibilidad y procesos razonables. Su mercado es amplio y lleno de oportunidades.

 

La tierra de las oportunidades para la cultura emprendedora

Algo que se ha dicho mucho es que Chile es el líder en América Latina en lo que respecta a la economía.

Se estima que, al final de este año, su crecimiento quede en un 3,8% más con respecto al año anterior. Esto es, sin duda, una señal de como las libertades inciden en los índices económicos. Chile es un país idóneo para el emprendimiento. En el país, la cultura emprendedora tiene una enorme presencia, ya que las leyes permiten el establecimiento de una gran variedad de sociedades mercantiles a todo aquel que sienta la inquietud de hacerlo.

 

Atractivas áreas de inversión

La creciente economía chilena ofrece áreas de gran potencial para la cultura emprendedora. Al ser una economía en franco desarrollo y continuo crecimiento, amplios sectores de la misma se encuentran también en un proceso de crecimiento sostenido, que ha podido ser comprobado a lo largo de los años. Todas son de gran atractivo para todos aquellos emprendedores o inversionistas que deseen establecer toda clase de sociedades y emprendimientos. Sectores como el turístico, el minero, el gastronómico, el de las nuevas tecnologías. La cultura emprendedora en Chile tiene mucho campo para desarrollarse y mucho apoyo de parte de las leyes.

 

Tipos de empresas para establecer en Chile

Las leyes chilenas establecen una gran variedad de posibilidades para todo aquel emprendedor que desee establecer una empresa. Las personas naturales tienen la posibilidad de establecer una empresa unipersonal, si su trabajo no requiere del apoyo de ningún asociado. Lo grupos familiares que posean un microemprendimiento pueden establecer una microempresa familiar, figura legal estipulada en la ley y que tiene la particularidad de que establece la sede de la empresa en la vivienda familiar. Como en otros países del mundo existen también las sociedades de responsabilidad limitada y las sociedades anónimas, figuras jurídicas que, igualmente, permiten a los emprendedores el establecimiento de empresas de todo tipo.


 

Trámites accesibles

Tanto los trámites como los costos que estos generan no están fuera del alcance de un emprendedor promedio. Esto es parte de los estímulos que ofrece la sociedad chilena a la cultura emprendedora. En la ley se establece la necesidad de documentos tales como el RUT o Rol Único Tributario para crear la identidad de la empresa como contribuyente ante el ISS; el acta constitutiva elaborada por un abogado y presentada ante notario en la que se establecen los estatutos de la empresa; los permisos y patentes necesarios para que la empresa funcione, según el objeto al que se dedica. Todos los trámites tienen un costo establecido y unos tiempos aproximados, lo que reduce de forma eficiente la burocracia.

 

¿Qué entendemos por cultura emprendedora?

La cultura emprendedora es aquella donde se motiva a los empresarios e innovadores a asumir retos y a incorporarse a la economía a través de la iniciativa privada. Está enfocada en concentrar todos los esfuerzos para así poder sacar un máximo provecho a las posibilidades que brinda el entorno, bien sea por las facilidades existentes en el ámbito jurídico, o por la amplitud de los mercados, o por la existencia de provechosas posibilidades de inversión. Chile, de entre todos los países de América Latina, es uno de los que mejores condiciones reúne para el fomento de la cultura emprendedora.

 

Innovación, riesgo, rasgos del emprendedor

Ningún emprendedor tendrá éxito si no se arriesga a invertir en aquello que considera correcto. Es muy fácil permanecer en la zona de confort, esperando a que otros hagan lo que se supone debe hacerse, o aceptando las cosas como nos son dadas. Pero el verdadero emprendedor, el verdadero representante de la cultura emprendedora es aquel que valora el riesgo como una oportunidad y lo utiliza para dar a conocer en el mundo su visión y la forma como considera se pueden hacer mejores las vidas de los demás. Si eres innovador y arriesgado tienes mayores posibilidades de éxito.

 

¿Cómo se llega a innovar?

Esta es una pregunta que muchos futuros emprendedores pueden hacerse, y la respuesta no es fácil. La innovación depende de muchos factores, cada uno con su mayor porcentaje de responsabilidad en el proceso. Pero hay uno que es indiscutible y es el trabajo. Solo el trabajo duro nos lleva a aprovechar las oportunidades, a ver cada ángulo de cada problema que se nos presente en el camino y a superarlo, sacando de nuestra mente las soluciones más imaginativas que abren paso a las innovaciones más revolucionarias. Puede haber cierto grado de inspiración, pero el trabajo lo es todo.

 

¿Qué debe tener un emprendedor para ser exitoso?

El éxito de un emprendimiento depende en gran medida del hecho de que se desarrolle en un contexto que permita su crecimiento y se valore la libertad y la iniciativa privada. Pero también debe contar con responsables que cumplan con ciertas características. Una buena capacidad para la comunicación es de vital importancia en la cultura emprendedora, ya que al trabajar con personas bajo tu mando es crucial saber hacerles entender de forma clara tu visión. Las habilidades de negociación, la imaginación y la creatividad son, sin duda, rasgos extremadamente positivos en un emprendedor.

 

Conclusión

Como hemos visto, el éxito de un emprendimiento no solo depende de las condiciones sociales y económicas en las que se desarrolle. Chile es un país con una economía sólida y en crecimiento, que ofrece estas condiciones y más. Pero la cultura emprendedora depende de que los individuos sean capaces de aprovechar al máximo sus potencialidades, su imaginación, su capacidad para el trabajo y su visión, para así hacer de sus emprendimientos verdaderos agentes de transformación de las vidas de las personas. Si consideras que tienes estas características, el momento de emprender es ahora. El mundo está esperando por ti.


¡Sigamos en contacto!

Recibe sugerencias para tu empresa por correo electrónico directamente en tu bandeja de entrada.
SUSCRIBIRME
close-link

Recibe en tu correo nuevos artículos de nuestro blog para emprendedores.
SUSCRIBIRME