¿Qué tipos de sociedades existen?

Actualmente, existen diversos tipos de sociedades organizadas y clasificadas de distintas maneras. Una de estas clasificaciones agrupa a las sociedades como: civiles y comerciales. Las primeras están conformadas por dos o más personas que desean realizar alguna actividad en conjunto; mientras que las segundas tienen como objetivo realizar algún acto de comercio o alguna actividad sujeta al derecho mercantil.

 

Esta clasificación ayuda al empresario a escoger qué tipo de sociedad está interesado en crear y, de la misma manera, le facilita el trabajo, porque tendrá a la mano toda la información necesaria para realizar cada uno de los trámites necesarios.

 

Tipos de sociedades en Chile

Por otro lado, se debe tener atención especial al país en el que se desea crear la sociedad, porque si se trata de algún lugar en específico, es posible que las sociedades sean agrupadas de una manera distinta. Dentro de este caso especial, se encuentra el país de Chile, donde existen tipos de sociedades utilizadas frecuentemente y otras categorías que son más bien poco usadas.

 

Sociedades más utilizadas

Estas sociedades representan las primeras opciones de los empresarios debido a la seguridad que le proporciona a sus bienes personales. Además, brinda la oportunidad de crear una sociedad con muchos o muy pocos socios. Dentro de estas se encuentran los siguientes tipos de sociedades:

 

Sociedad Anónima (S.A):

Esta es la primera opción de las grandes empresas. La sociedad anónima se caracteriza por poseer un patrimonio único aportado por cada uno de los socios, el cual se convierte en acciones de manera proporcional al aporte realizado. Es decir, si un socio aporta un 10 % del aporte general, le corresponderá el 10% de las acciones. Así mismo, esta sociedad posee un objetivo comercial, es administrada por un directorio y una junta de accionistas, y puede ser abierta o cerrada.


 

Sociedades anónimas abiertas y cerradas:

La sociedad anónima abierta tiene las siguientes características: cuenta con más de 500 accionistas, de los cuales, solo 100 poseen menos del 10% del capital suscrito; y está sujeta a la Superintendencia de Valores y Seguros. Mientras que la sociedad anónima cerrada se diferencia de la anterior porque no cumple con ninguna de esas características.

 

Sociedad por Acciones (SpA).

Es similar a la sociedad anónima, pero se diferencian en que esta puede ser constituida solo por un accionista. La SpA fue creada para otorgar mayor flexibilidad a los comerciantes y, de esa manera, pudieran crear sus sociedades sin tener que recurrir a otros socios. Además, proporciona la libertad de añadir o eliminar socios a medida que la sociedad va creciendo.

 

La sociedad por acciones surgió como una alternativa más simple que las sociedades anónimas, y más flexible que la SRL. Es por ello que, aparte de pertenecer a los tipos de sociedades más utilizados, la sociedad por acciones representa un elemento muy nuevo en el país.

 

Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL).

Es una sociedad mixta fue creada para proteger el patrimonio personal de los socios frente al comercio. Es decir, involucra aspectos de las sociedades de personas y de las sociedades de capital. En ella, la responsabilidad de cada socio está limitada por el capital que aportó inicialmente y está recomendada para aquellos socios que poseen una relación de confianza. Además, es ideal para ser conformada por pocas personas (mínimo 2 y máximo 50 socios).

 

Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada (EIRL).

Estas empresas están conformadas por una sola persona, por lo que su existencia depende del titular de la misma, es decir, si el dueño muere, la empresa deja de existir. Las EIRL se diferencian del resto porque, al crear este tipo de empresa, se adquiere una personalidad jurídica. Esto hace que funcionen dos personalidades a la par: la del dueño como persona natural y la de la empresa.

 

Tipos de sociedades poco usadas

Las sociedades que entran en la categoría de tipos de sociedades poco usadas son aquellas a las que los empresarios no toman en cuenta debido a que comprometen el patrimonio personal de los socios. Las sociedades poco usadas por los empresarios son dos: sociedad colectiva y sociedad en comandita.

 

Sociedad colectiva (SC).

También conocida como sociedad colectiva comercial. Es una de las sociedades más antiguas. Esta es creada y administrada por los socios, es decir, los socios intervienen en la gestión de la misma. Así mismo, está regulada bajo un régimen de sociedades de personas y no de capitales, en el que no se posee una separación patrimonial.

 

Estas condiciones hacen que los socios caigan en una sociedad de responsabilidad ilimitada cuyas deudas puedan ser saldadas con capital de la empresa o bienes personales, lo que produce incertidumbre y desconfianza en los socios.

 

Sociedad en comandita.

Actualmente, representa una de las sociedades menos utilizadas. La sociedad en comandita está formada por dos tipos de socios: los comanditarios y los gestores. Los primeros se encargan de aportar bienes al capital sin administrar la sociedad, por lo que su responsabilidad es limitada de acuerdo al aporte que realicen; y los segundos, por su parte, aportan bienes, trabajo o administración, teniendo una responsabilidad ilimitada con la sociedad. Uno de los objetivos principales de esta sociedad es mantener en secreto la identidad de los comanditarios, es por ello que no son reflejados en las razones fiscales.

 

A la vez, existen dos tipos de sociedades en comandita: las simples y las de acciones. La sociedad en comandita simple se basa en el régimen de sociedades civiles, mientras que la sociedad en comandita por acciones se crea cuando el capital de los socios se traduce en acciones, entrando en el régimen de sociedades comerciales.

 

En conclusión

Cada una de las sociedades expuestas con anterioridad poseen características que se diferencian entre sí y que, a la vez, se adaptan a las diferentes situaciones que podría presentar el empresario al toparse con la decisión de crear una nueva empresa. Es por ello que debe conocer los diferentes tipos de sociedades que existen de acuerdo al lugar donde desea crearla para evitar indecisiones, reducir la incertidumbre y escoger la que mejor se adapte a sus expectativas y necesidades.


¡Sigamos en contacto!

Recibe sugerencias para tu empresa por correo electrónico directamente en tu bandeja de entrada.
SUSCRIBIRME
close-link

Recibe en tu correo nuevos artículos de nuestro blog para emprendedores.
SUSCRIBIRME